viernes, 1 de abril de 2011

COMENTARIO FOTOGRÁFICO: LUZ EN MEDIO DE LA NADA O NADA EN MEDIO DE LA LUZ


Quería hacer un largo escrito haciendo alusión a todo lo que viví en Urabá, más concretamente en Apartadó. Estaba editando las fotos que tomé y de repente me acordé de esta cuyo original es en color pero mi intención de volverla en sepia potencia mi la percepción emocional. Urabá es como esta foto que tomé en Urabá. Se compone de muchos elementos dolorosos pero que se encuentran organizados de una manera hermosa. 

Urabá es la paradoja de lo estético, la confusión del deseo que persiste en amar una región en la que se presente el dolor de la violencia. No se vive nostalgia propiamente dicha, se vive lo contrario, esperanza, una esperanza mirada hacia el futuro. Banano, ganadería, plátano, ecoturismo, belleza, humedad y selva son algunas de las cualidades que describen el paisaje de Urabá. Estas cualidades son como la bicicleta abandonada en medio del camino rocoso, solitario y descuidado. 

Urabá es así, abandono de la riqueza más pura que podría llevarnos a explotar una abundancia desconocida. Los exploradores españoles buscaron el dorado al interior del continente cuando lo tenían muy cerca de uno de los primeros caseríos que fundaron [Santa María la Antigua del Darién]. Ellos [los españoles] se perdieron buscando el oro adentro cuando lo tenían aquí. Aunque es comprensible, estaban influidos por el mercantilismo que avaluaba la riqueza en oro, no por la fisiocracia que la avaluaba por productividad. Simplemente dejaron la bicicleta en una esquina para buscar un vehículo que no existía.

¿Por qué hemos abandonado Urabá? ¡Porque carecemos de percepción estética! Y aparte de eso somos brutos ¿cómo es posible que la vía más corta desde el interior hasta el Atlántico se desconozca? Es que vemos los elementos feos tras la región, pero nos olvidamos de ella como un todo que se organiza en la belleza misma. 

En Colombia nos avergonzamos del narcotráfico, yo también lo hago, pero al menos ellos han tenido la inteligencia de conocer las ventajas que ofrece Urabá. Si algo podemos aprender del narcotráfico es que han sabido valorar el potencial económico de esta zona, de conocer sus ventajas comparativas en materia de logística y "comercio exterior".  

Tal vez aún el abandono y la violencia se perciban, pero ¿por qué no percibir esa gigantesca riqueza bananera? ¿Por qué no percibir esa salida al mar del golfo de Urabá, cercana al canal de Panamá y empezar a exportar? ¡No tenemos que buscar en otros países cuando tenemos una bicicleta abandonada para llevarnos a la belleza! 

La verdad no le hecho la culpa a los políticos, excepto quizás en el tema de la violencia. El abandono de estas regiones es culpa del desconocimiento de cómo hacernos ricos, de la falta de visión de muchas personas. ¿Quién será el valiente empresario que se arriesgará a abrir una industria exportadora? ¿Quién se arriesgará a hacer un plan turístico entre el banano, las reservas naturales y la historia? 

La falta de educación estética nos enseña a ver la parte pero no la forma de organización del entorno. ¿La malla es fea? ¿El poste es feo? ¿el piso es feo? Si, todo eso es feo, pero de no ser feos la belleza de esta foto no podría percibirse. La bicicleta en un punto áureo, el poste partiendo la imagen en proporciones áureas. El suelo, que funciona de horizonte maneja una proporción de un tercio del espacio (cercana a la proporción áurea). Nos han enseñado a apreciar por partes, no en conjunto... por eso no amamos lo suficiente a las mujeres o esperamos a que se hagan unas feísimas operaciones de senos (que a mí me desagradan) para desproporcionar su cuerpo hermoso, por eso esperamos que nuestros empleados se vistan bien sin importar cómo hagan su trabajo... 

Es que la fragmentación no es bella, pero sí lo es el fractal. Una mano sola es muy fea, un pelo en el piso es terrible... pero en el cuerpo de la mujer amada a quién se le toma el pelo tiernamente ¡ES HERMOSO E INDESCRIPTIBLE! ¿Por qué la fragmentación no es bella pero sí el fractal? En el fractal se ve el todo en la parte y la parte en el todo, mientras que si se separa la parte del todo em una cosa, se pierde el sentido que impide ver la belleza. 

Eso pasa en Urabá, vemos lo feo, pero no vemos que en conjunto es hermosa. Una tierra digna de visitar, conocer, trabajar y amar... seguramente allí quedó el paraíso del que salimos por nuestra voluntad...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ads by Smowtion

Keegy