sábado, 8 de enero de 2011

FARCARRETAZO... EL MENSAJE DE ALFONSO CANO...




Alfonso Cano.
Acabo de oír unos apartes de un discurso de Cano en Julio y el actual que sostiene que redoblará la actividad de las Farc. La verdad no sé por qué me pongo a perder el tiempo en un discurso, pero la verdad creo que como cualquier persona tiene derecho a que lo escuche, por lo menos si pretendo juzgar sus acciones. Sus discursos a primera vista no parecen estar compuestos de sofismas por una fidelidad a la ideología marxista. Pero ¿cuándo se descubren los sofismas? Cuando sus conductas contradicen sus palabras, cuando en su actuar no se ve absolutamente nada que pruebe su lucha por el pueblo, por la justicia social, por los trabajadores, por los campesinos. Les recomiendo que busquen el video, no pienso regalarlo pues no quiero envenenar este blog, el original está en Anncol, se busca en google y ahí sale esa página.

En primer lugar se queja de la usurpación de tierras. Nadie niega que eso haya ocurrido y no niego el mérito que tengan los paramilitares. Sin embargo, esto es un sofisma de distracción, una manera de evadir discursivamente los miles de desplazados que ha ocasionado la guerrilla, amedrentando a los campesinos y haciéndolos huir de sus tierras. ¿Es esa la manera de luchar contra los "grandes latifundistas"? Adicionalmente el discurso toma al pueblo herido haciéndole creer que comparte su dolor... pero lo hace de una forma que pareciéndose al viejo discurso 20 juliero (que tanto critican) no deja más que palabras en el aire. Acabo de leer en Nietzche la siguiente frase que se le aplica perfecto:

"...Pues esos sutiles monederos falsos, esos impostores, despiertan desconfianza contra las cosas grandes.
Hasta acaban por ser falsos ante ellos mismos, gentes de ojos bizcos, madera carcomida y blanqueda, enmascarados tras grandes  palabras de virtudes aparatosas y de falsas obras de relumbrón" Nietzsche, F. (1885). Así habló Zarathustra. España: Euroliber S.A. Pág 248
El segundo tema del discurso trata sobre los temas laborales. La verdad no los veo a ellos ni luchando por unas mejores condiciones desde un estrado legal, ni tampoco dándoles mejores condiciones a sus bases guerrilleras:
POBREZA SEPIA
Habitantes de Ciudad Bolívar
Bogotá.

 "Debía ser impensable enrolarse en las FARC para terminar haciendo el trabajo de una empleada doméstica. Sin duda, era mejor ser recepcionista. Ciertamente los guerrilleros debían ser sensibles a los títulos". Betancourt, Ingrid. (2010) No hay silencio que no termine. Colombia: Aguilar S.A. Pág 97
En otro aparte del libro de Ingrid Betancourt menciona cómo esos nombres suenan "bastante neoliberales". Hagamos una comparación entre una empleada del servicio doméstico y una "recepcionista" en las FARC. Una empleada del servicio doméstico tiene vivienda garantizada (pago en especie), límite en las horas de trabajo y disponibilidad, un salario, la facultad de renunciar si quiere. Una "recepcionista" en las FARC tiene disponibilidad 24 horas, sin un lugar fijo de trabajo teniendo que marchar incluso días, que sepa yo no tiene salario y le toca contentarse con lo que haya en víveres. Fuera de eso una "recepcionista" no puede renunciar porque sería considerada como desertora y la fusilarían. Aprovecho también para decir que Cano habla en sus discursos de la importancia de las mujeres en su organización, si es así ¿por qué las obligan a abortar y a entregarse a los guerrilleros de vez en cuando?

La verdad no veo cómo las balas puedan lograr esas virtudes que solamente existen en la ilusa mente de Alfonso Cano. Él cree que las balas disminuyen la pobreza, sí  tiene "razón"  y es bastante pragmático pues matan a los pobres, que generan equidad, también bastante pragmático pues matan a los ricos. Cano espera la paz ¿en las tumbas de las víctimas de ambos bandos? Debo confesar que el pasado de Cano me daba un poco de esperanza a la hora de una posible negociación con el grupo guerrillero. Cano -cuyo nombre real es Guillermo León Saenz Vargas- nació en una familia de clase media en Bogotá y laureanista, de hecho su nombre es por el presidente Guillermo León Valencia. Cano tuvo la posibilidad de estudiar en la universidad nacional de Bogotá y allí se volvió marxista y decidió entrar a la guerrilla. La decisión de Cano es más bien la excepción a la regla del reclutamiento forzado de los grupos armados incluyendo el ejército con el nefasto servicio militar obligatorio. Dada su trayectoria fue mejor su elección que la del Mono Jojoy porque a diferencia de éste Cano no solamente sabe pelear sino que también sabe hablar. Además una línea política se veía más conveniente tanto para los guerrilleros como para el país, pero encontramos esa excepción. Me pregunto a manera de conjetura ¿será que Cano está hablando de fortalecer a las FARC por una posible conspiración contra su línea más política? En política los pensamientos más malos suelen -aunque no siempre- ser verdaderos...

Para finalizar uno de los puntos que más me llamó la atención del discurso publicado hoy es el siguiente que copié textualmente: "las condiciones para lograr la justicia social, la democracia, el socialismo y la paz nos las impuso el estado, no las escogimos nosotros". Estoy absolutamente de acuerdo con Alfonso Cano, el estado es una macabra imposición que a mí tampoco me gusta. Pero ¿se resuelve una imposición con otra? Así como es ilegítima la imposición del estado, es mucho más ilegítima la imposición por las armas. ¿Acaso si alguien quiere imponerme el pensamiento tengo que imponerle yo el mío? La diferencia es que desde la democracia al menos uno puede joderles la vida a todos esos políticos sin tener riesgos. Yo no creo en la democracia, tampoco creo en el socialismo que ontológicamente no es más que una categoría mental igual a un unicornio, pero hay más imposición en la lucha armada que por medio del voto (que tampoco es que sirva para mucho). Le devuelvo la pelota a Alfonso Cano ¿por qué nos impone usted la forma de resolver las nefastas condiciones políticas? ¿Por qué cree que su solución es la única, verdadera e incuestionable al punto que "por amor" tenemos que rendirnos ante sus balas (o ¿ideas?)?

Alfonso Cano debería reconocer que la guerra nunca va a generar que desaparezca la pobreza, pues la guerra es la peor pobreza. Alfonso Cano debería reconocer que su discurso como llamado a "la lucha" no tiene fundamentos reales ya que las Farc han espantado a los campesinos de sus tierras, las Farc no presentan condiciones laborales (ni el derecho a la renuncia) y sus conductas generan más odio y polarización. Han tenido décadas para mostrarnos sus cambios y ¿qué han presentado? Sangre, muertes, lágrimas, separaciones y desesperación. Por todo lo anterior digo no más FARC y que los capturen a todos, pero sin la misma sangre que ellos ocasionan. De lo contrario acá en Colombia no habrá paz sino en las tumbas.

PD: Aunque me sigue pareciendo poquito felicito la iniciativa del presidente Santos de corregir el Salario Mínimo a $535.600.  

PD2: Y hablando de corregir errores Cano debería aprender de Gustavo Petro que aunque creyó la lucha armada ahora defiende sus ideas sin violencia, pero sin callarse tampoco. Por no ser violento las FARC no quieren a Petro.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ads by Smowtion

Keegy