viernes, 21 de enero de 2011

AL FINAL DEL CAMINO. COMENTARIO FOTOGRÁFICO


AL FINAL DEL CAMINO
Cargado originalmente por ElAlispruz
La vida es caminar y caminar. No es ni adquirir conocimiento, ni riquezas, ni nada de esas cosas, vivir es hacer-ser, transformar-ser, reflejar-ser. Es decir la vida es esa proyección de nuestro ser infinito en nuestros instantes finitos. Por eso encuentro esta metáfora en la fotografía que comento. La foto la tomé en una caminata por Guarne, a una altura de alrededor de 2050 msnm. La foto proyecta este sentimiento/intuición que planteo sobre la vida. La sensación de proyección al infinito que tiene el camino presenta la paradoja de el movimiento de un ser quieto: eso es el camino.

Aunque la foto original es a color y en otro tamaño, por efectos de composición y sensación la cambié. El blanco y negro se parece más a un recuerdo que los colores. El camino dirige la mirada y los árboles que lo siguen limitan la vista que se dirige al fondo iluminado. El fondo iluminado es la meta, el fin... pero ¿hay fin objetivo o meta? Entre más caminamos, más descubrimos que hay más camino. Aunque la foto da la sensación de extensión infinita, puedo contarle al lector, no con el ánimo de dañar la fantasía sino de dar esperanza, que al final de la foto termina el camino que parece interminable.

Muchas veces, lo digo por mí y por cosas que me dicen, nos quedamos esperando que el camino se acabe. No fue en vano que le dije al lector que al final terminaba el camino, lo hice porque no era más bonito el final que el camino mismo. Mientras vivimos estamos como los caballos mirando únicamente al frente, por eso no percibimos el camino sino nuestro objetivo. Pero ¿no podríamos detenernos a mirar la belleza del camino en sí mismo? El hombre no lo define la racionalidad sino la capacidad estética (no por su belleza, salvo la del sexo femenino), es decir, la capacidad de querer lo bello en cuanto bello. ¿Por qué no estarse deleitando permanentemente en la belleza del camino?

La vida es la proyección del infinito (camino) en el espacio finito (camino), resulta paradójico, pero así es. Luego somos en el camino y mientras caminamos vamos haciendo el camino ya hecho. ¿Por qué no estar permanentemente mirando las bellezas que lo rodean? La luz reflejada en los árboles con su preciosa variación de intensidades desde el negro hasta el blanco. Los pequeños detallitos del día a día, una mujer embarazada, una niña linda con un pelo brillante al sol (y un novio más feo que yo), la sonrisa que una mujer devuelve, la pelirroja que nos deja boquiabiertos, el abrazo grande de Ángela García que no cabe en el cajón, el "pastel de pollo" en la plaza del Carmen de Viboral, el Cauca moviéndose como un eterno cambiante, las variaciones de altitud del altímetro, los guayacanes amarillos en la profundidad del verde, el café de la mañana, el sueño, un libro de Chesterton, el calor de una amistad... el camino Ad infinitum. 

Al final del camino busco simplemente con una foto  mover a las personas a ver sus vidas reflejadas en luces y sombras; al fin y al cabo, en cada variación de contraste está la belleza, que nos mueve a hundirnos con ella hasta su ocaso...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ads by Smowtion

Keegy