lunes, 30 de mayo de 2011

MOVIMIENTO CONGELADO: Una lección sobre conocimiento de sí mismo y deporte.

Introducción
Para mí las clases de educación física eran todo un karma. Recuerdo tardes calientes en la pista de arena negra de un colegio de Sabaneta, donde nos ponían a correr al nivel del mareo, o a darle vueltas a ese sitio por las empinadas lomas en las que estaba ubicada la institución. Para mí eso era sinónimo de mareo, estrés, deshidratación, ganas de vomitar. Hace 9 años, recuerdo al medio día un ejercicio que consistía en correr la pista de 300 metros en menos de un minuto, descansar un minuto y volver al ataque. Yo intentaba hacer el ejercicio bajo estúpidos criterios de fortaleza, pero eso superaba mis fuerzas. De repente me mareé y no fui capaz de continuar. Me senté y no faltó el idiota que se burlaba de mí. Poco a poco sentí que se me iba la vista, casi me desmayo, solamente un compañero y el profesor me cargaron y pude sobrevivir a semejante tortura.

En educación física siempre estaba por debajo de las metas. Por eso me daba mucha rabia ese excesivo énfasis al deporte y comprendía que ese delirio de unificación estúpido de niño bueno para todas las materias -excepto para pensar- era absurdo. Adicionalmente, nunca me quebré una mano, ningún hueso, nada, mientras que he visto siempre a aquellos que aman el deporte lesionados, heridos, con morados, raspados, deshidratados… Ante tal situación, en medio de mi subjetividad concluía “el deporte es nocivo para la salud”. No era el único. Una amiga en Bogotá para salvarse de esa tortura, ponía a su profesora (que me imagino al mejor estilo troll) complicados silogismos de por qué caminar era un deporte y la profesora, únicamente por no pensar la dejaba ir. Hace poco me encontré una frase de Saramago que dice: "Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio... Pero nunca he escuchado a nadie que diga a un deportista tienes que leer". Desde esa perspectiva ¿qué otra conclusión razonable derivada de mi experiencia podría adquirir frente al deporte? Inútil, nocivo para la salud y pasión enfermiza.

Por eso, en mi mente caía la tentación unificadora de abolir todo deporte. El delirio de unificación humano es permanente. El delirio de unificación lleva a los “buenos” querer que todos sean “buenos”, a los “gays” que todos sean “gays”, a los “rockeros” que todos sean “rockeros”. Por el delirio de unificación nacen cosas absurdas como las naciones, los grupos humanos “discriminados”, el “racismo”, el “clasismo”. ¡Nada divide más que ese estúpido delirio de unificación! Pues mi delirio de unificación no consistía propiamente en una sociedad de nerdos, sino en una sociedad de críticos pensadores y un “mini deporte”. Pero ¿acaso lo que es bueno para mí, lo es también para los demás? ¿Acaso quiero validar en otras áreas el delirio de imponer estándares del que tanto renegué en el deporte?

Aunque me aburre eso de los “Juegos Panamericanos”, “Mundial Sub- 20” y demás, nunca me opuse al deporte y antes me parecían –y siguen pareciendo- injustas las trabas burocráticas que se le imponen: ¡Libertad!. Sin embargo, fue solamente hasta el jueves pasado que descubrí el tesoro, bondad, bien y belleza del deporte: ¡el deporte es algo demasiado útil y que genera mucho bien a bajo costo! No lo es para mí sino en una dosis mínima requerida para la salud, pero sí para el bien de muchos.  La verdad estoy sorprendido que por fin empiezo a valorar el deporte, cosa que nadie supo enseñarme.

Una foto… un movimiento congelado
MOVIMIENTO CONGELADO
¿Por dónde empezar en este ejercicio? Hubo un primer calentamiento donde se puso al límite la estética, por lo tanto, en este momento empezaremos a mostrar lo hermoso y ¿qué no mejor que esta foto? Esta foto no nació así mágicamente. Estaba el jueves pasado en la unidad deportiva de Castilla, en aquel momento, la simple belleza del lugar que generó – a mí- ganas de ponerme a jugar fútbol. Es un sitio hermoso con una arquitectura moderna, con espacios amplios y en armonía con la naturaleza. Inspirado ya por el ambiente, subimos con la persona que íbamos a entrevistar y allá se encontraba la pista de “skating”. La pista era hecha al mejor estilo de Tony Hawk.  Vi a los patinadores y mi delirio de fotógrafo me llevó a tomarles muchas fotos y aunque de lejos logré captar esta imagen. Fue de lejos, me tocó recortarla y adaptarla para que lograra mostrar la composición que quería donde el patinador fuera el centro sin perder la idea del entorno.

Luego empecé con la edición, mejoré la nitidez, cambié los colores, aumenté los contrastes y logré lo que quería: que sin perder lo real se viera la abstracción. El énfasis de la curva de la pista al fondo, la sombra que funde la patineta y al patinador, el patinador en un dominio perfecto del movimiento congelándolo. Subí dos versiones porque me encanta lo que logré y que conste que mis programas de edición son bastante primitivos.

La eficacia intelectual del deportista.
¿Movimiento congelado? Así se llama en fotografía cuando la imagen queda como congelada, en una quietud cuasi perfecta. Aunque no es la velocidad de obturación más rápida (1/500) se logra percibir el efecto querido. Esta idea del movimiento congelado también es lo que utilizan los físicos para hacer esta clase de análisis. En ese momento el patinador alcanza una altura máxima y volverá a caer con la misma velocidad en la que subió. Sobre él la gravedad ejerce fuerza, él se mueve por inercia y la patineta también. Si bien los físicos se demoraron para descubrir esa realidad y a mí me toma unos párrafos, para este patinador tal situación la calcula en milésimas de segundo. ¿Qué? Claro, él tiene todas esas variables, pero las desarrolla de manera casi instantánea e intuitiva. Nuestros profesores de física se quedaban horas de clase en ese movimiento congelado tratando de deducir todos los “vectores”: ¡él tarda milisegundos!

Cierto profesor de matemáticas de un colegio en Sabaneta, que por pura “coincidencia” es el mismo que yo padecí, le dijo a un papá que su hijo deportista no entendía matemáticas. El niño estaría en quinto de primaria y era aficionado a las carreras de caballos, en especial de pista y de salto. El bendito delirio de unificación del profesor le impidió entender que tal capacidad para las carreras de pista y de salto implicaba también una habilidad matemática nata. ¿Por qué? No sé si el lector recuerde la “paradoja de Zenón”. Esta paradoja consiste en que si un corredor recorre primero la mitad del trayecto, luego la mitad de lo recorrido y así sucesivamente ¿cuándo llegará al final del trayecto? Aunque esta solución existe en el cálculo, creo que será fácil para un corredor así intuir el problema y su solución… al fin y al cabo con movimiento “congelado” o “eternizado” llegará, o simplemente… llegará…

Como el deportista tarde “milisegundos” en hacer diversos procedimientos que su explicación necesitaría horas, son buenos creando empresas. ¿Cree usted que el Beisbol tiene relación con una empresa de distribución de alimentos por ejemplo? No es propiamente un libro de “auto-superación”, aunque suene a eso, es una cuestión real de habilidad. Mientras el físico congela el movimiento –la velocidad de la luz en una ecuación- el deportista puede mover la ecuación. Sería genial si ambos se complementaran… Pues efectivamente el beisbol, en lo poco que conozco, consiste en batear en un turno e impedir que el otro equipo haga carreras en el otro, al final el que haga más carreras gana. Pues la distribución de alimentos funciona de manera similar, hay bases, hay momentos en los que si no se batea en el instante preciso se pierde la carrera o incluso el juego, lo mismo pasa con los alimentos, si no rotan a cierta velocidad pueden perderse, aparte de clientes, proveedores y demás. La velocidad y precisión se requieren.

Eficacia del deporte en política
Dado que muchas de las vocaciones requieren velocidad y actividad constante, ésta ha sido la solución para evitar la droga y la violencia en algunos barrios de Medellín. La frase “Conócete a ti mismo”, ha sido el mejor legado que nos dieron los griegos y a esa conclusión llegan todos los líderes comunitarios, expertos, encuestas, etc. A esa llegan todos, todos menos el alcalde Alonso Salazar. Jóvenes que necesitan movimiento, actividad y sentirse útiles, solamente logran hacerlo en la peor de las formas y aún así demuestran grandeza en sus organizaciones criminales más “eficaces” que el estado. En últimas la forma de organización de estos combos es similar a la del estado, tienen redes de vigilancia y cobran impuestos (que en su lenguaje se llama vacunas). La pobreza y la delincuencia han sido el caldo de cultivos para muchas generaciones de personas activas que corrompió Pablo Escobar.

¿Se conocen a sí mismos estos jóvenes? Muchos tienden a considerar que no, por eso caen en la delincuencia. Pero, de repente, cuando conocen la alternativa del deporte o de otras actividades para ganarse la vida, la mayoría empieza a dejar esas vidas. Es así como la construcción de centros deportivos y de recreación ha sido uno de los ejemplos más grandes de pacificación de muchos de los barrios de la ciudad. Por ejemplo, ¿qué haría este niño sin una patineta? Probablemente para calmar sus intensos deseos de movimiento, un arma acabaría siendo una alternativa. ¿Acaso no todos buscamos nuestra realización? ¡Ellos necesitan realizarse como personas, ayudarlos a que se conozcan! Dice Sócrates en el Primer Alcibiades “Todo hombre que no conoce las cosas que están en él, no conocerá tampoco las que pertenecen a otros.” (PLATÓN, 2009). Es una frase cuasi profética porque estos jóvenes que no conocen su “proyecto de vida”, tampoco dan muestra de respetar derechos ajenos. Por eso, de acuerdo con Sócrates, la mejor solución que podría inferirse para la política es la educación, pero no una educación unificadora similar a ese colegio en Sabaneta o a las ofertas del partiducho verde.  Educación que lleve a que cada quien “devenga lo que es” (García-Muñoz, 1992).

Por eso el deporte ha hecho una labor educativa en los diferentes barrios de Medellín, ha permitido a muchos jóvenes conocer sus talentos, virtudes y utilidades. Este ejemplo de desarrollo social se encuentra por ejemplo en la película “Les Choristes” donde los niños se dan cuenta que pueden amar y servir desde la música. ¿Por qué no enfocarnos más a ello? Creo que la verdadera política debe ser un arte solidario que ayude a otros a 1. Conocerse a sí mismos, 2. A hacer empresa.

Pero ¿qué ha hecho la alcaldía? Luis Pérez y Sergio Fajardo, independientemente de sus críticas buscaron pacificar la ciudad por medio de alternativas, digámoslo así, no hobbesianas. Una de esas alternativas de no acrecentar el lobo era el deporte. Esta alcaldía lo que ha hecho es eliminar muchos de los proyectos pacificadores y llenar los barrios de policías. Pero ¿desde cuándo la represión ha servido contra la represión? ¿Acaso el fuego sirve contra el fuego? La violencia no pacifica nunca, bien sea la “violencia legítima” o “institucional”, bien provenga de otra parte. Mientras la ciudad en manos de Luis Pérez y de Sergio Fajardo mejoró radicalmente porque bien que mal traían soluciones que ayudaban al conocimiento de sí mismos, la solución actual fue aumentar la violencia contra estos combos que, la verdad, hasta son más inteligentes en logística que la policía misma ¿qué habrá generado esto? Simplemente más violencia…

Mientras que la policía agudiza el problema de la violencia y de las “fronteras invisibles”, la comunidad se organiza buscando la integración por medio del deporte y ¡allí está su utilidad! Mientras el estado genera micro-estados, la comunidad encuentra las soluciones que en teoría le competen al estado. Por eso, una buena propuesta educativa y para estas regiones básicamente ayuda a estos jóvenes a conocerse a sí mismos, potenciándoles esas inmensas capacidades de actuación que tienen. Por eso mi tía N. creía tanto en el trabajo con ellos, al punto de amar lo que hacía y transformar las vidas de muchos que lograron conocerse como F. Este joven es profesor de Hip-hop y lo aplaudieron mucho en un discurso en Eafit, un día se encontró con un familiar y tuvieron, luego de un encuentro y un abrazo expresivo, la siguiente conversación:

H: ¿Qué hubo F.? ¿Qué estás haciendo?
F: Estoy dando clases de desarrollo artístico en Eafit y recibiendo clases de inglés.
H: ¿Si supiste que N. se murió?
F: Sí, me enteré un poquito después. Pero vea hermano, el mensaje de ella vive en mi corazón. Ella me ayudó a mí y a otros y nos cambió la vida. Yo estoy ayudando a tres o cuatro y esos a su vez le ayudarán a otros. Ella vive en nuestros corazones. La última vez que la vi, con su esposo, estaba muy bonita, así la recuerdo y así la quiero recordar siempre.

Sócrates acertó cuando le insistió a Alcibiades en que el verdadero político es el que ayuda a los otros a conocerse a sí mismos. El deporte ha ayudado a salvar a gran parte de una generación de la violencia, porque da alternativas que permiten a las personas desarrollar sus potencialidades. ¿No es preferible ser un jugador de fútbol que alegra a muchos (no a mí) en vez de manejar un fusil?

Movimiento congelado… movimiento…
El físico congela el movimiento para comprenderlo. El sociólogo congela la sociedad para conocerla. El fotógrafo congela el movimiento para hacer eterno el instante. El biólogo congela la vida porque la entiende mejor muerta. Pero, ¿acaso no es la realidad movimiento? Estos jóvenes, por culpa del narcotráfico, un estado corrupto y demás, han sido congelados como la fotografía, congelados en pasiones, afectos, en otras palabras ALIENADOS. Son en la violencia, porque nadie les ha permitido que se conozcan para ser en sí mismos. Por eso, comprendiendo lo que significa el movimiento congelado, instante a instante, es necesario permitirle el devenir… eso hace el deportista, no congela el movimiento, se mueve. Lo mismo tenemos que hacer nosotros, así como este joven profesor de desarrollo artístico, es necesario ayudar a otros, quizás pocos, para que salgan de esa alienación y desarrollen todo su potencial… un potencial de movimiento verdadero…

Toda realidad es dinámica, lo estático es nuestra forma de comprenderla. El mercado es dinámico, la sociedad es dinámica. Por eso mercado y sociedad deben satisfacer las necesidades de esta colectividad que tiene mucho para recibir… Por eso, los dejo con la foto coloreada, pues al menos con esto avanzamos más de lo abstracto a lo concreto, del movimiento congelado a la felicidad humana…

MOVIMIENTO CONGELADO



I.           Bibliografía


El primer Alcibiades o de la naturaleza humana [En línea] / aut. PLATÓN // Filosofía.org. - 2009. - 14 de Abril de 2011. - http://www.filosofia.org/cla/pla/azc01117.htm.

LA METODOLOGIA DEL CASO EN EL PREGRADO DE DERECHO [Publicación periódica] / aut. García-Muñoz José-Alpiniano // Nota Técnica personal. Versión en Word. - Chía : [s.n.], 1992. - págs. 1- 18.



2 comentarios:

  1. Chévere el artículo. Y me gustó mucho la cita de Fabio! :)

    Atte. "El Familiar"

    ResponderEliminar
  2. Deporte, ejercicio, adrenalina, serotonina,autoestima, integración social, prevención de la drogadiccion y el alcoholismo, socializacion sana!! todos son elementos relacionados con la practica regular de un deporte o del ejercicio regular. Innegable sus bondades especialmente en un país con tan alto indice de violencia. Resaltamos la forma como el Alipruz relaciona estos resultados. En una investigación que llevamos a cabo en la Fundación, en los resultados iniciales se han evidenciado el deporte como uno de los elementos fundamentales la reducción de la violencia en las comunas.

    ResponderEliminar

Ads by Smowtion

Keegy