lunes, 7 de diciembre de 2009

"SI TE SALES POR COMPLETO DEL SISTEMA, ESTÁS AFIRMANDO EL SISTEMA"



“You say you want a revolution, we all want a change the world. But when you talk about destruction you don’t know that you can count me out” (The Beatles. Revolution)



Tratando de promocionar el blog me puse a navegar por los grupos en facebook que hay sobre la anarquía. Encontré que todos, efectivamente como yo, despreciamos el estado y un sistema de imposición que favorece a unos pocos y que hipócritamente denominan "democracia". Sin embargo, por otra parte, proponen la inmoralidad como forma de vida y como dizque inconformismo: si están inconformes con el mundo ¿por qué viven acorde a él?. Es decir se creen muy rebeldes haciendo por su propia cuenta lo que hace el estado. Pareciese como si los dizque anarquistas tuvieran envidia de no ser ellos el estado. 


1. VERDADERA NOCIÓN DE ANARQUÍA: Reconocimiento de la justicia y el derecho natural.


Viendo eso entiendo claramente por qué muchos se escandalizan al oír la palabra anarquía. Realmente esa situación debería ser igual de escandalosa que la palabra estado.  Realmente eso no es la anarquía sino un fenómeno que denominaré la crisis de los micro-poderes -la anarquía la defino como la ausencia de poder-. Toda persona tiene potencial de poder, o en términos de Hobbes, de dañar a otro.  En eso tiene razón el ilustrado inglés. Sin embargo, puede presentarse un fenómeno de un poder consolidado como el Leviatán, o por otra parte, puede presentarse una generalidad de poderes enfrentados (como el estado de naturaleza que Hobbes describe). Tal vez en eso la tesis del autor estaba en lo correcto. De hecho, yo parto de los mismos postulados de Hobbes pero mis conclusiones son radicalmente opuestas.


El autor describiendo lo que yo denomino Micro-poderes, lo que él "estado de naturaleza", llega a una de las mejores definiciones de "poder" (él lo veía bueno a mí me parece perverso) lo hace de la siguiente manera: 



“El poder de un hombre (universalmente considerado) consiste en sus medios presentes para obtener algún bien futuro. Puede ser original o instrumental.

El poder natural u original consiste en las facultades del cuerpo o de la inteligencia tales como fuerza, belleza, prudencia, elocuencia, liberalidad. Son instrumentales aquellos que se adquieren mediante los anteriores o por la fortuna y sirven como medios para adquirir más, como la riqueza, la reputación, los amigos. Con el poder ocurre como con la fama, crece a medida que avanza. El mayor de los poderes humanos es el que se integra con los poderes de varios hombres unidos por el consentimiento, tal es el poder de un Estado. Por tanto, tener siervos y tener amigos es poder, porque son fuerzas unidas.”[1]   HOBBES, Thomas.  Leviatán. Compendio de Iriarte Morales, Fernado.Ediciones esquilo. Bogotá D.C 2003. Pág. 17





Es tan detestable el micro-poder, como el poder totalitario: al fin y al cabo ambos son poder. Ambos tienen la facultad de destruir, como dice Hobbes sirven como medios para adquirir más, algo que puede interpretarse como opuesto a la justicia pues la justicia es dar a cada uno lo suyo. Es así como considero que la justicia es algo que puede conocerse, es decirse, estoy en desacuerdo con el escepticismo en materia jurídica: hay principios universales que están inscritos como derecho natural.


Al respecto citaré al autor norteamericano Lysander Spooner quien sostiene:


If there be such a natural principle as justice, it is necessarily the highest, and consequently the only and universal, law for all those matters to which it is naturally applicable. And, consequently, all human legislation is simply and always an assumption of authority and dominion, where no right of authority or dominion exists. It is, therefore, simply and always an intrusion, an absurdity, an usurpation, and a crime.  (SPOONER, Lysander en NATURAL LAW; OR THE SCIENCE OF JUSTICE: A TREATISE ON NATURAL LAW, NATURAL JUSTICE, NATURAL RIGHTS, NATURAL LIBERTY, AND NATURAL SOCIETY; SHOWING THAT ALL LEGISLATION WHATSOEVER IS AN ABSURDITY, A USURPATION, AND A CRIME.)
El párrafo anterior demuestra que si hay un principio de derecho natural, es por lo tanto el principio superior y toda legislación no es más que un acto de poder y de dominio. Es así como da sus primeros pasos hacia la anarquía pero cuestionándola desde el derecho natural. 


Pero si existe ese derecho natural, puede ser conocido. Es así como Spooner afirma que:


Children learn the fundamental principles of natural law at a very early age. Thus they very early understand that one child must not, without just cause, strike or otherwise hurt, another; that one child must not assume any arbitrary control or domination over another; that one child must not, either by force, deceit, or stealth, obtain possession of anything that belongs to another; that if one child commits any of these wrongs against another, it is not only the right of the injured child to resist, and, if need be, punish the wrongdoer, and compel him to make reparation, but that it is also the right, and the moral duty, of all other children, and all other persons, to assist the injured party in defending his rights, and redressing his wrongs. (Ibidem)
No es el único que sostiene dicha tesis, autores como Javier Hervada sostiene la posibilidad del conocimiento del derecho natural ya que el hombre es capaz de conocer sus propias potencias y tendencias. Camila Herrera discípula de don Javier Hervada en un escrito inédito sobre la ley natural sostiene que el imperativo "haz el bien y evita el mal" puede conocerse ya que el hombre puede conocer lo que lo hace feliz y lo que lo entristece. A su turno el autor inglés John Finnis afirma que el derecho natural surge de unos bienes humanos básicos que pueden conocerse por medio de los denominados "primeros principios de la razón práctica". Kant por su parte, aunque con una intuición pero con falta de fundamentación, y genialidad como los anteriores, afirma: "act only in accordance with that maxim through which you can at the same time will that it become a universal law” (Kant citado en http://plato.stanford.edu/entries/kant-hume-morality/.). 


También los diálogos socráticos indican muchos criterios de posibilidad de conocimiento intuitivo del derecho o ley natural:



LA REPÚBLICA. 335C SÓCRATES¿Y no diremos también, amigo, que los hombres, al ser dañados, se hacen peores en lo que toca a la virtud humana?
POLEMARCO: Ni más ni menos. 
SÓCRATES: ¿Y la justicia no es virtud humana?
POLEMARCO: También esto es forzoso.
SÓCRATES: Necesario es, por tanto, querido amigo, que los hombres que reciben daño se hagan más injustos.
LA REPÚBLICA 335E SÓCRATES: No es, por tanto, ¡oh, Polemarco!, obra propia del justo el hacer
daño ni a su amigo ni a otro alguno, sino de su contrario el injusto.
POLEMARCO: Me parece que en todo dices la verdad, ¡oh, Sócrates! -repuso él.
SÓCRATES: Por tanto, si alguien afirma que es justo el dar a cada uno lo debido y entiende con ello que por el hombre justo se debe daño a los enemigos y beneficio a los amigos, no fue sabio el que tal dijo, pues no decía verdad; porque el hacer mal no se nos muestra justo en ningún modo. 
Autores de diversas procedencias, épocas, culturas, métodos y religiones sostienen que debe existir un principio universalmente reconocido que no puede llamarse de otra forma que "derecho natural". Ese principio al ser universal es superior a todo poder. 


Ahora bien, como el poder es adquirir más de lo que se debe vulnerando el derecho de otros, es una vulneración del derecho natural. Esa tesis la enfatiza Spooner cuando afirma: "No man can rightfully be coerced into joining one, or supporting one, against his will. His own interest, his own judgement, and his own conscience alone must determine whether he will join this association, or that; or whether he will join any. " (Ibidem) Es así como la anarquía parte, a mi modo de ver de un principio de derecho natural que implica que nadie puede ser forzado a aceptar nada.


2. LA IRONÍA DEL SISTEMA.


Como el sistema pretende  que la gente no persiga lo que es propio sino que persiga lo que desea (algo que Epicuro considera un deseo no-natural), es un acto de poder. Y uno de los deseos que más genera el sistema es el cambio político. Ese deseo se impulsa, se alimenta, se tienta y algunos dizque cansados del sistema se llaman dizque "anarquistas" y pretenden destruir a los demás. ¿No es un poder para sustituir otro? Efectivamente querer que el gobierno se caiga, que el estado desaparezca (algo que también deseo) lleva a muchos a realizar actos de violencia, similares o quizás peores que los que realiza el estado.


Decir con violencia que se opone a un estado, es en últimas actuar como pretende actuar el estado: con fuerza, con violencia. ¿No es hipócrita pues decir que se opone uno al estado cuando se hace con violencia, con PODER? ¿Será que envidian el monopolio de la violencia?


3. INMORALIDAD Y ANARQUÍA.


Otro detalle que vi en los grupos dizque anarquistas es la promoción de la inmoralidad (por fuera del derecho). ¿Es la inmoralidad un derecho? No porque es contrario a las tendencias humanas, bienes humanos básicos, no se puede promover como ley universal... El único que derecho que uno tiene frente a un acto inmoral es a que nadie lo fuerce a actuar en contrario, pero no tiene derecho al acto inmoral. Spooner sostiene que los vicios no son delitos, de acuerdo, pero tampoco son derecho.  Esto suena un poco contradictorio, yo puedo decirle a alguien que actúa inmoralmente pero no puedo coaccionarlo para que se una (join) a la moralidad. 

La anarquía no implica que la inmoralidad sea un derecho, tampoco un delito. La inmoralidad se sale del ámbito de competencia del derecho, y si se exige como derecho es acto de poder y si se coacciona en contrario es un acto de poder. No es suyo lo inmoral, no es suyo exigir lo moral... en últimas la inmoralidad se sale de la órbita del derecho: su exigencia o su prohibición son actos de poder contrarios a derecho.

¿Puede conocerse la moralidad? Si puede conocerse lo suyo de cada cual, también puede conocerse lo moral pues el hombre puede conocer lo que lo hace feliz o infeliz (como sostienen también: Herrera Pardo en su escrito inédito, Epicuro Carta a Meneceo). Eso sí, solamente cada conciencia en su interior es la única capaz de juzgar su moralidad pero que hay unas guías de prudencia recogidas por la experiencia y por la revelación, contrario a lo que sucede en el derecho que puede determinarse.

CONCLUSIÓN

¿Cuáles anarquistas? Envidiosos del poder que creen que la sociedad mejoraría con una lucha de micro-poderes. El estado enseña a odiar, el poder enseña odiar: ¡Hipócritas! Solamente odian de una forma diferente... Quien está completamente por fuera del sistema, está afirmando el sistema...


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ads by Smowtion

Keegy