martes, 24 de noviembre de 2009

DE LAS DIFERENTES FORMAS DE CONOCER. (Cuarta parte)




5.2 ARTE/SENTIMIENTO/CORAZÓN

GUAYACÁN CIELO
Estoy cansado de las categorías, de los libros y demás, porque aunque algunas tienen argumentos, otros son un montón de carreta barata –pero vendida-. Pero ¿qué pasa con los artistas? No es sino coger un libro de arte o de fotografías para deleitarse y descansar de una realidad construida –y así mismo destruida- por palabras. La razón, si bien es cierto, es un medio del conocimiento, lo vuelve aburrido, tensionante y fastidioso: lo vuelve procedimental. Es así como el mero conocimiento por razón es imposible, porque la voluntad sometida al tedio termina por no conocer aquello, al no serle llamativo para considerarlo como parte de la voluntad.

Para considerarlo así, la razón es similar a un trámite burocrático. Véamoslo en un cuento:

Señor usted tiene que pasar la calle y hacer fila en la oficina que dice: "sellos y sellos". Cuando tenga el sello de validación en la oficina del presente, diríjase a la caja y pague, con el recibo de pago, podrá acercarse a la oficina de registro donde registrarán su pago en el sistema. Cuando el pago este registrado en el sistema, automáticamente se le generará una colilla reconociéndolo como persona natural. Con esa colilla vaya a la oficina de allá "registro" y con su cédula, tipo de sangre, huella digital y certificación de la misma por nuestro perito y con eso podrá por fin registrar el inmueble a nombre suyo.

Mientras que el arte/sentimiento/corazón no es mucho más cómodo para el desarrollo de la voluntad y por ende para su actuación: veámoslo más adelante. He ahí también su peligro.

¿Por qué es una forma mejor de conocer que la razón? 
Mi primer argumento sería porque se puede abarcar más con menos, mientras un botánico se sienta a escribir un tratado sobre el género Tabebuia (Véase imagen arriba), mi sentimiento solamente me lleva a ir a contemplarlos, abrazarlos y sacar las mejores fotos. Mientras a mentes abiertas les bastaría una fotografía para darse cuenta que los no-nacidos son tan humanos, dignos sujetos de derechos como nosotros. Mónica Roa tuvo que lidiar con estadísticas irónicamente incomprendidas, hasta por sus "supuestos" intérpretes, muchos argumentos rebuscados para la Corte Constitucional afirmando que el no-nacido no tiene derechos.

Así puedo escribir un tratado de la paradoja pero Escher me resume tres tomos en una imagen. No se reduce mi argumentación a mostrar que solamente el arte son imágenes. En música pura podemos decir que Bethoven hace una enciclopedia del apasionamiento solamente con la Quinta Sinfonía. Shakira (que vergüenza citarla) cuando hablaba español compuso una canción que resume de manera sencilla la ironía humana ¡Qué ironía! Así muchos casos, Dostoievski me dio una sesión de antropología en su libro Crimen y Castigo cosa que no lograron años de estudio de Hobbes, Locke, Rousseau, Tomás de Aquino, Aristóteles y Platón. Y si Dickens en Tiempos Difíciles hubiera descrito el hombre a la manera que lo hizo "racionalmente" Smith, todos se hubieran reído de la estupidez. Conocer mediante el arte es mucho más eficaz, personalmente creo que alegra más ver un guayacán florecido, la sonrisa de un niño o el canto de un pájaro que mil argumentos diciéndome por qué vale la pena vivir.

El segundo argumento a favor del arte/sentimiento/corazón es que el reflejo interno es mucho más fuerte. Cuando sentimos, lo hacemos percibiendo el placer y el dolor de una cosa. El placer ocasionado por la belleza genera una imagen mucho más rápida en nuestra "inteligencia" que nos genera también la posibilidad de una respuesta más rápida de la "voluntad". Por ejemplo cuando por primera vez ponemos nuestra mano en algo que quema, nuestro recuerdo que nos lleva a evitarlo es esa sensación de incomodidad. Si esa circunstancia la hubiéramos conocido por razón, quizás habría sido en el momento en que la mano dejaba de funcionar. Inclusive, dentro de la "enfermedad mental" que definiría como aquella que nos impide –totalmente- de conocer la verdad de algo que en condiciones "saludables" habría sido normal, los psiquiatras han determinado un síntoma que se llama anhedonia que en términos de la enciclopedia wikipedia consiste en "la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Se considera una falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros". Efectivamente una persona que se encuentra "anhedónica" pierde el deseo por cualquier actividad, lo que limita su voluntad hasta el punto de no querer hacer nada. Como su inteligencia le muestra que cualquier cosa que haga es al menos irrelevante y en general dolorosa no puede culparse que su voluntad carezca del deseo o apetito de acción.

La pérdida de este medio de conocimiento o su distorsión es lo que en mi opinión provoca las enfermedades mentales: creo que hasta la obsesividad se genera por una distorsión de nuestra posibilidad de conocer por arte/sentimiento/corazón.

Problemas del conocimiento artístico-sentimental

Esta forma de conocimiento tiene un problema y es que hacer todo lo que el placer nos indique es una falacia sentimental. La naturaleza humana está hecha de apetitos que de alguna manera nos llevan a desarrollar nuestro ser, pero por concupiscencia también hay discordancia entre placer y apetito: en otras palabras tenemos una discordancia entre deseo y necesidad. En circunstancias naturales el hombre solamente desearía aquello que necesita, pero como estamos desordenados deseamos aquello que no necesitamos. Por tal motivo, confiarse únicamente del placer es imprudente, porque no todo lo que genera placer es a su vez beneficioso.

Veamos tres argumentos desde las formas del conocimiento.

  1. MEZCLANDO SENTIMIENTO E INTUICIÓN: Al calor de unos tragos probablemente sintamos euforia general y deseo de sentir una euforia superior. El placer nos invade y queremos más. Pero cuando menos pensamos estamos tan ebrios que nos sentimos como el ser más enfermo de todos (El dolor es enorme). Si el alcohol genera esa consecuencias posteriores ¿para qué lo seguimos buscando hasta emborracharnos?



  2. MEZCLANDO INTUICIÓN Y RAZÓN: Si el hombre está hecho para hacer pequeñas cosas, la búsqueda del placer lo llevaría a realizar más cosas de lo que está hecho. Si el hombre hace más cosas que las que está hecho se destruye ¿para qué destruirse?



  3. SENTIMIENTO Y RAZÓN: Si un placer determinado genera un dolor mayor posteriormente ¿para qué buscarlo?
Una guía muy buena para encontrar un adecuado conocimiento a través del places es la que propone Epicuro


Del mismo modo hay que saber que, de los deseos, unos son necesarios, los otros vanos, y entre los naturales hay algunos que son necesarios y otros tan sólo naturales. De los necesarios, unos son indispensables para conseguir la felicidad; otros, para el bienestar del cuerpo; otros, para la propia vida. De modo que, si los conocemos bien, sabremos relacionar cada elección o cada negativa con la salud del cuerpo o la tranquilidad del alma, ya que éste es el objetivo de una vida feliz, y con vistas a él realizamos todos nuestros actos, para no sufrir ni sentir turbación. Tan pronto como lo alcanzamos, cualquier tempestad del alma se serena, y al hombre ya no le queda más que desear ni busca otra cosa para colmar el bien del alma y del cuerpo. Carta a Meneceo. Epicuro de Samos. 
    Lo anterior lo utiliza para concluir con sabia prudencia que:



    Cada placer, por su propia naturaleza, es un bien, pero no hay que elegirlos todos. De modo similar, todo dolor es un mal, pero no siempre hay que rehuir del dolor. Según las ganancias y los perjuicios hay que juzgar sobre el placer y el dolor, porque algunas veces el bien se torna en mal, y otras veces el mal es un bien. Carta a Meneceo. Epicuro de Samos. 

    Por lo anterior, es necesario utilizar un criterio de prudencia cuando buscamos el conocimiento por medio de la posibilidad de sentir placer o dolor (emociones/sentimientos). A veces es necesario mostrar algo displacentero para hacer conocer, pero quedarnos en eso puede deprimirnos, a veces es necesario conocer el bien de la cerveza, pero excedernos nos destruye. 
    También hay argumentos de revelación en la prudencia en la búsqueda del placer pero en mi caso basta con enunciar que dentro de los mandamientos se encuentra: "no cometer actos impuros", "no robar", "no desear la mujer del prójimo", "no codiciar los bienes ajenos".


    Próximamente. Ensayo sobre la intuición.

    4 comentarios:

    1. Creo que la visión de que el sentimiento es un mejor modo de conocimiento que la razón es algo un poco romántico. Goethe, por ejemplo, decía en el Fausto: "Gris es toda teoría y verde y dorado el árbol de la vida". Aunque pienso que todo racionalismo es odioso, tampoco creo que el sentimiento sea un mejor modo de conocer que la razón... Y eso que como sabes, pienso que el arte es sublime y estoy de acuerdo en que a través de Crimen y Castigo puedes conocer más del hombre que leyendo miles de teorías. El conocimiento sentimental es importante, pero creo que puede ser más engañoso y, como bien lo dices, está muy presente el riesgo de dejarnos llevar por la simple apetencia o conveniencia. Basta echar una mirada a los medios y ver cómo rezuman de sentimentalismo.
      Por otra parte, me parece interesante que cites a Epicuro... aunque no deje de ser un hedonista. Sólo que es un hedonista serio y coherente. ¿De qué sirve andar buscando todo el placer posible en la comida, por ejemplo, si después de "empacharte" vas a terminar con dolor de estómago? Más vale comer lo justo para colmarte tu deseo y después no tener que sufrir por ello.

      ResponderEliminar
    2. Otra cosa, ¿una imagen vale más que mil palabras? Yo creo que no necesariamente. Una imagen no es más que una representación, pero para que halla conocimiento -verdad-, en el entendimiento tiene que haber "algo propio de él mismo, que no se halla en la cosa que está fuera de la mente", esto es el juicio, que es acto. El sentimiento, por el contrario, es pasivo. No puedes evitar tener un sentimiento, en ese sentido no somos libres... Luego puedes adoptar una u otra postura, pero ya es algo posterior, donde entra la razón.

      ResponderEliminar
    3. Marce como siempre muy interesantes tus comentarios... realmente mi idea es que este tipo de conocimiento genera una proyección más rápida de una cualidad estética del ente... cosa que la razón tardaría mucho tiempo en encontrar... Te dejo dos preguntas ¿por qué estás tan segura que Epicuro era un hedonista?
      La segunda ¿quién conoce mejor una flor un botánico o un poeta?

      ResponderEliminar
    4. Por cierto muy interesante lo que dices de los medios de comunicación... ¡Hasta con el sentimiento se pueden formar falacias! Me gustaría que siguieras las publicaciones de este ensayo Marce... al final voy a llegar al más superior de todos pero te dejo la sorpresa... quedan otras dos formas de conocer que considero superiores a la razón y al sentimiento...

      ResponderEliminar

    Ads by Smowtion

    Keegy