lunes, 31 de mayo de 2010

PRIMERA REFLEXIÓN: ENTRE DOS MALOS NINGUNO.

¿ELEGIR EL MENOS MALO? 
Si a usted le dicen que tiene que escoger si lo matan ahorcado o le disparan ¿qué escogería usted? Estoy de acuerdo que la pregunta es absolutamente estúpida, cualquiera saldría corriendo o buscaría la forma que no lo mataran. Pongamos un ejemplo más "realista", un psicópata lo piensa torturar y le dice quiero que sea una tortura larga y le dice que escoja con cuál de los cuchillos lo hace... otra vez pensará ¿cómo me vuelo de acá? Algunos sostienen que entre dos males hay que elegir el mal menor. La verdad yo no creo que se deba elegir el mal, en ninguna circunstancia, otra cosa es tolerarlo pero nunca elegirlo.  

Resulta que la cuestión sale porque tenemos que tolerar el estado (que es un mal) para evitar uno mayor: la guerra y la división. No significa no hacer nada para que no desaparezca sino simplemente porque de alguna manera dadas las circunstancias, atentar contra el estado es atentar contra la comunidad. No se puede cortar la cizaña porque se arranca también el trigo. Hay que ir quitando levemente la cizaña en la medida de lo posible sin afectar el trigo. Al fin y al cabo lo que importa es el trigo, no la cizaña. 

Resulta que estar entre la cizaña nos exige participar en ese circo que se llama democracia. Pero ¿qué hacer si cualquiera de las opciones generarán daño? ¿Elegir la que nos duela menos? ¿Yo prefiero morir ahorcado, yo prefiero que me den un tiro? ¿Por qué legitimar una de dos personas que indiscutiblemente generarán daño?  

Si es Santos no tenemos garantía de paz, no se le ve un programa claro más que continuar dirigiendo el ejército hacia la derrota de la guerrilla...de Chávez...y ¿hasta dónde? Una guerra en la cuál él ha dado muchos golpes militares y sonreía después de la muerte del terrorista Raúl Reyes, pagaba recompensas por las manos de los cabecillas y un montón de cosas. La muerte de Raúl Reyes está en el plano de lo discutible ¿no bastaba con tomarse el campamento y detener al terrorista? Realmente nadie sabrá qué pasó verdaderamente ese primero de marzo de 2008. Si la guerra es la guerra pero: 1. no es alegre; 2. se puede entregar a un cabecilla sin matarlo (aunque el juicio es complicado); 3. deben evitarse las muertes. No hay que tolerar a los terroristas: ¡de acuerdo! Pero ¿volverse como ellos? Por otra parte, Santos no defiende la vida del que está por nacer, no me gusta como usa el nombre de Dios pues no me parece auténtico, y no creo que vaya a parar ese genocidio internacional contra los no nacidos. No lo veo con una propuesta económica, ni social -salvo continuar con "Familias en Acción". Y ante todo es de la misma casta oligarca (entiendo por poderoso que no ha trabajado para conseguir su "poder") de "El Tiempo". ¿Absolutamente todo el poder en la misma "cabeza"?

Si es Antanas Mockus tampoco tenemos garantía de paz. No sabemos si su relación con Hugo Chávez es un acercamiento pacificador o un intento de reconstruir la "Gran Colombia" bajo el "Socialismo del Siglo XXI". Personalmente el ex-rector de la nacional, que antes de esta campaña pensaba que era inteligente no llega ni a sofista. Sus propuestas son tan etéreas que calificarlas de utópicas es impreciso. ¿La legalidad? ¿La verdad es lo que diga la Corte Constitucional? ¿Robots de la ley? ¿Al mejor estilo de Santander? De hecho me parece demasiado Santanderista para mi gusto: burocracia, impuestos elevados, educación centralizada e ideologizada y legalidad por encima de la persona humana. Tampoco comparo a Santos con Bolívar, Santos también es como Santander a juzgar por la ideología de su periódico, su falta de mundo y ante todo Simón Bolívar era autoridad en política. Mockus en principio es hasta bueno -es lo más parecido a la anarquía entre los dos candidatos-: al fin y al cabo ¿qué gobierno tendría? Mockus sería un buen voto contra Santos si no estuviera absolutamente vendido y rodeado por aquellas personas que desean matar a los bebés no nacidos tomándolo de las contribuciones públicas. Detesto la democracia, pero nada más anti-democrático (ya que ellos la defienden) que tomar 17 mil millones de pesos para financiar una Clínica para hacer abortos (y dicen otras cosas...) sin consultarle al pueblo. Y eso hizo su vicepresidente Fajardo, el líder de la decencia, aquel que no mata ni una mosca, aquel que respeta el diálogo y la pluralidad. Ya me imagino sus políticas educativas difundiéndole a los niños y niñas que se toquen desde los 8, para que a los 13 queden en embarazo y se les haga un aborto con recursos públicos: DESTINADO A LAS ARCAS DE IPAS, PLANNED PARENTHOOD. No es Mockus, es Fajardo, Sergio Fajardo a quien admiré (que vergüenza) legitima pasivamente un genocidio hacia los bebés por nacer, de cuya masacre considera un derecho. Las FARC, los paramilitares o el ejército nunca han buscado legitimar sus conductas violentas como derecho, hacen sus miles de maldades, hasta peores, pero nunca la defienden. Bueno la legalidad de Mockus con las ideas de Fajardo llegarían al extremo de difundir como derecho la crueldad hacia los bebés por nacer, masacrarlos, destrozarlos y todo bajo el imperio de la "legalidad". Hipócritas, maten bebés, desgraciados, pero no digan que tienen derecho a hacerlo... Carlos Castaño y Raúl Reyes hicieron y deshicieron pero no clamaron como derecho sus atrocidades.

¿Qué nos queda de semejantes personajes? Entre ambos nos estamos o ahorcando o pegando un tiro. ¿Qué hacer?

LA ALTERNATIVA: EL VOTO EN BLANCO
Resulta que si hay una alternativa. Toda la masa, a la que le da miedo no elegir el uno o el otro, cree que el voto en blanco es "no elegir", es "dejar que los demás escojan". Realmente, esta alternativa sí tiene sustento dentro de ese circo al que llaman democracia. El Consejo Nacional Electoral en el artículo 19 del acuerdo después de la reforma política de 2003 establace:

ARTÍCULO 12°. VOTO EN BLANCO. Es aquel que se marca en la casilla correspondiente a dicha forma de expresión electoral. Cualquiera elección en la que los votos en blanco constituyan mayoría absoluta en relación con los votos válidos, deberá repetirse por una sola vez. Cuando se trate de elecciones uninominales, no podrán presentarse los mismos candidatos. En caso de elecciones plurinominales sólo podrán presentarse las mismas listas cuando éstas hayan superado el umbral establecido para el efecto.
En conclusión ¿es inútil? La verdad es que no a pesar de sus efectos tan restringidos. En primer lugar si queda en un porcentaje elevado se notará que muchos no queremos ni a Juan Manuel Santos, ni a Antanas Mockus de presidente, lo que, gane el que gane, le quita legitimidad a su gobierno. En segundo lugar existe la probabilidad de llegar a más del 50%, tendría que disminuirse el abstencionismo y bueno un montón de cosas. ¿Para qué decir que eso es imposible? Uno no sabe nada... hasta de pronto nos llega la sorpresa. Pero dado que este país que vota a cambio de $20.000... 

CONCLUSIÓN
Entre la muerte o la muerte me intento volar, pero con la conciencia tranquila que muera ahorcado o con un disparo, demostré hasta el final mi instinto de supervivencia. ¿No vale la pena? Cualquiera que sean sus razones, motivos o impulsos para no querer a ninguno de los candidatos anteriores: ¡VOTE EN BLANCO! No se deje llevar por la idea que hay que elegir entre dos malos... Tampoco deje de votar...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ads by Smowtion

Keegy