martes, 14 de septiembre de 2010

UN TORNILLO ME FALTABA. Poema.

Un tornillo me faltaba,
anoche la cabeza me daba vueltas y vueltas,
Desbocada, por
Un tornillo que faltaba.


El pensamiento rechinaba,
y, sin aceite para las penas,
por poco se desarmaba.


Pensamientos desbordados,
salieron de allí,
cayendo precipitados
hacia mí...
Pues un tornillo me faltaba...


Si no fuera por una amiga,
nunca habría comprendido...
esta cabeza trastornada.


"¿Acaso la cabeza se aprieta?"
Pregunté a Jaime Pareja,
que me contestó sonriente,
es la funcionalidad la que empareja.


 Un tornillo me faltaba,
para poder dormir,
"¡Me quiero ir!" 
Dije al pensamiento,
que rechinando sin acento,
casi me aplastaba...


Respuesta cartesiana 
vino del "yo",
si pienso que no pienso,
no podré dormirme...
"¡¿Cuándo podré irme?!"
Sin tornillo, ¡Imposible!


Al final, 
después de mucho rechinar,
la cabeza se vino a callar...
Aunque todavía, el tornillo,
no logro encontrar...


Si no fuera por una amiga,
nunca habría comprendido...
esta cabeza trastornada,

con obsesividad integrada....
Por un tornillo que faltaba.





2 comentarios:

  1. ¡Qué aburridos seríamos si tuviéramos todos los tornillos!

    Me encantó! :)

    ResponderEliminar
  2. Genial. También me encanto.

    ResponderEliminar

Ads by Smowtion

Keegy