martes, 7 de julio de 2009

EXTRACTO DE LA FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DLE PROYECTO: DIVISIÓN DEL TRABAJO Y VIDA EN COMUNIAD

VIDA EN COMUNIDAD Y DIVISIÓN NATURAL DEL TRABAJO.
Como el proyecto consiste en un análisis concreto de la responsabilidad social, es necesario, en aras de una fundamentación filosófica, comprender el origen y finalidad de la “buena” vida en sociedad. Esto permitirá dilucidar cuáles son las causas últimas que el proyecto tiene que resolver.

El hombre es un ser social, lo que significa que su vocación[1] debe en principio responder a un llamado en comunidad[2]. Un ser humano que obedece a su vocación presenta en general, aunque de múltiples maneras, bien sea con una vida pública o privada, una estrecha relación con la comunidad a la que pertenece. Ese desarrollo se realiza si el hombre presenta una especie de amor social denominado filia[3]. Esta tesis de origen Aristotélico-tomista en general presenta una coincidencia con una apreciación deontológica de la realidad social. En otras palabras, el buen hombre tiene unas virtudes que lo llevan a actuar no solamente en el ámbito individual sino también en el ámbito social.

Sin embargo, no es Aristóteles quien mejor concreta el tema de las virtudes que se refieren al ámbito social. Es su maestro o padre filosófico Platón[4] quién mejor define cuáles son las virtudes sociales, circunstancia que puede reforzarse con la idea que la vocación de cada persona le es propia y totalmente diferente de la de cada uno de los seres humanos. Platón sustenta la existencia de la sociedad de la siguiente manera pues “por carecer el individuo de autarquía para subvenir sus necesidades, ha de agruparse en la ciudad, polis, con división de funciones.”(Subrayado personal)[5]. Pero, si cada uno está obligado a satisfacer una necesidad concreta que depende de su función ¿requiere tener las mismas virtudes? Es claro que para el campesino es esencial la fuerza física y un estado físico para realizar actividades de cultivo, pastoreo, entre otras, mientras que para el jurista –por ejemplo- la fuerza no es tan esencial como el desarrollo de la prudencia y de la justicia. La virtud no puede exigirse de la misma manera a cada individuo, porque cada aunque cada persona es igual en dignidad, es individualizada y distinguida por medio de la vocación.

La tesis anterior es reconocida por Platón pues su pensamiento implica que cada una de las funciones individuales reproducen virtudes especiales. Su pensamiento lleva a que “estas funciones reproducen simétricamente las funciones del individuo, exigiendo tres estamentos (no tres clases sociales porque no son hereditarios).”[6]. Los tres estamentos[7] son los intelectuales que se encargan de dirigir y su virtud más importante es la prudencia, el segundo lo conforman los defensores o militares que deben poseer la fortaleza, y el tercero son los campesinos que para Platón no tienen una virtud definida. Estos tres estamentos son, a mi modo de ver, un intento de Platón de clasificar los tipos generales de vocaciones. Sin embargo, éstas no pueden clasificarse, porque existen tantas vocaciones como personas.

[1] Entiéndase como aquella actividad que debe realizar cada ser humano individualmente en cada momento para ser él mismo.
[2] SOCIEDAD Y DERECHO. Asignatura del programa de Derecho de la Universidad de la Sabana. Profesora Titular: Camila Francisca Herrera Pardo. Periodo: Primer semestre de 2009. Apuntes de clase por Daniel Toro Restrepo. Punto relación entre sociedad y derecho en Aristóteles (3 numerales a y b)
[3] Ibidem. Nótese sin embargo que existe una filia que significa lo mismo que la amistad entendida como el amor entre dos personas y otra, que es a la que aquí se refiere que significa un amor social, o la posesión de unas determinadas virtudes sociales.
[4] En términos coloquiales lo que quiero decir es “Aristóteles, ¡Platón es tu papá!”
[5] GRAN ENCICLOPEDIA RIALP. Op. Cit. Tomo XVIII. Pág. 618.
[6] Ibidem.
[7] Véase Ibidem. Pág. 618

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ads by Smowtion

Keegy