jueves, 23 de julio de 2009

POEMA IRÓNICO AL LEGISLADOR: BURLA A LA LEY

¿Quién es ese ilustre, emérito maestro, ínclito varón de estirpe sagrada? ¿Quién es ese genio citado innumerables veces por su sabiduría? ¡Docto maestro! ¡Musa de los doctos juristas! Ser que su genialidad supera las fronteras de lo humano para regular la vida en comunidad. Maestro de juristas, inspirador de jueces… eres tú, legislador.

“Dura Lex Sed Lex” Si porque de tu docto mandato emana sabiduría que aunque duela, proviene de ti genio de los genios, rey-filósofo. Amante honesto que guías los destinos de una nación. Ordenado maestro que haces sabiduría con tu decisión. ¡Docto maestro sin ti no existiríamos!

¿Quién eres, quiero conocerte inspirador de la pasión de mis estudios? ¿Quiero comprender de dónde emana tu nobleza que es inspiración de juristas? ¿Quiero saber de donde proviene tu docto proceder que dirige la cordura –hermosa cordura- de los pueblos?

Tu tramitar honesto, tu buen autónomo poder ausente de coacciones e influencias externas, hacen de tu sabiduría la más elevada de todas. Tus leyes han servido para generar la paz de nuestra terrenal nación. Tú, que legislas para un país de ángeles, no nos merecemos tus emanaciones de sabiduría: ¡indignos somos de recibir tus mandatos!

Honorable genio de las leyes, sin ti no seríamos libres. De ti proviene nuestra libertad. ¡Loado el genio don Francisco de Paula Santander que fue el primero en comprender la sabiduría de tus normas, la magistral exposición de tus incisos!

A través de los parágrafos de tu perfecta manifestación -magnífica obra de generosidad, de regalo- comprendo el amor tan grande que tienes a tu pueblo. Cada inciso es un regalo inmenso emanado de tu nobleza, tu genialidad literaria se denota en cada artículo. Eres a la vez, ordenado, literato, sistémico y perfecto; toda la sabiduría se reduce en tus normas.

Honorables varones de la más pura nobleza, honrados sois por pertenecer a la más gloriosa institución de la más honesta sabiduría. Honrados sean aquellos hombres y mujeres por el simple hecho de pertenecer a la más preciosa institución… genios que a través de sus actuaciones emiten los sabios mandatos que los juristas aplicamos con digna, sumisa y justa veneración. Obedecemos vuestra sabiduría, nos gloriamos de tener el honor de contemplar a través de tus parágrafos la más gloriosa promulgación de poemas sapienciales.

Doctores de la ley, sabios que con vuestros mandatos habéis condenado transgresores merecedores de la pena mayor por alejarse de tu bien venerada sabiduría que mantiene las más hermosas estructuras sociales, tu sapiencia te ha llevado a promulgar leyes para evitar que el país se llene de ajenos a la tradición como los narcotraficantes, los paramilitares o los guerrilleros… ¡sin ti no existiría la paz! Por tus mandatos habéis inspirado obras de la más gloriosa sabiduría jurídica, obras de doctos e ilustrísimos maestros que entienden que la sabiduría está en cada uno de vuestros incisos. Tus poéticas líneas han inspirado noches de insomnio en hombres nobles que prefieren no dormir a perderse la contemplación de tus comas.

Tus nobles columnas establecidas dentro de los pilares de la sabiduría occidental, son institucionales. Merecedor de himnos de alabanza loado seas por tu gloriosa existencia. ¡A ti oh docto legislador! “Honor y gloria por siempre.”.

Para mi amigo Ricardo Cruz Anzola.

Daniel Toro Restrepo.
Chía, 15 de mayo de 2007 (Corrección 13 de julio)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ads by Smowtion

Keegy